Lentigos solares Tratamiento y prevención Por la Dra Natalia Gugelmeier – Especialista en Dermatología Forma parte del staff de Médicos Miembros de Haz – Agencia de Desarrollo Médico Láser

Tratamiento y prevención

 

Por la Dra. Natalia Gugelmeier – Especialista en Dermatología
Forma parte del staff de Médicos Miembros de Haz – Agencia de Desarrollo Médico Láser

 

Los lentigos solares son una de las principales lesiones de fotodaño que presenta la piel que ha sido crónicamente expuesta a la radiación ultravioleta. El 90% de las personas de más de 50 años los presentan. Generalmente, se ven en adultos, aunque pueden verse también en niños de piel clara.

 

Se presentan como múltiples máculas hiperpigmentadas, de color castaño, de bordes irregulares y de diferentes tamaños, en áreas fotoexpuestas como la cara, hombros, dorso alto, cara anterior de tórax y dorso de manos. Histológicamente se ven crestas epidérmicas elongadas y aumento de melanina en los queratinocitos a lo largo de la membrana basal.  El diagnóstico es clínico. Los lentigos solares están presentes a lo largo de todo del año, a diferencia de las pecas que se presentan en verano y ceden en invierno.

 

Tratamiento
Se realizan por motivos estéticos, ya que estas lesiones dan un aspecto envejecido a la piel. Las opciones de tratamiento son varias:

 

  • crioterapia (nitrógeno líquido), que si bien da buenos resultados puede generar secuelas hipopigmentarias.
  • terapias con luz. Actúan por fototermólisis selectiva, mediante la captación de la luz emitida por la melanina. Son métodos más controlados con menos efectos adversos. La capacidad de absorción del cromóforo melanina va de 351-1064 nm.

 

Comprenden a la luz pulsada intensa (de 500-1000 nm.) y a los láseres KTP (532nm), Q-switch Nd:Yag (1064nm), Q-switch ruby (694 nm.) y Alexandrita (755 nm.).

 

¿Benignidad o malignidad?

Si bien se trata de lesiones benignas, éstas hablan de daño en el ADN celular y de daño solar acumulado, por lo que debe realizarse un examen de toda la piel por parte de un Dermatólogo, para descartar otras posibles lesiones malignas. Siempre debe tenerse en cuenta que la piel fotodañada presenta riesgo aumentado de cáncer de piel no melanoma y melanoma.

Prevención

La mejor forma de prevenir la aparición de lentigos solares es mediante una adecuada fotoprotección desde la infancia.

 

Fuentes consultadas

 

Imokawa G. Melanocyte Activation Mechanisms and Rational Therapeutic Treatments of Solar Lentigos. Int J Mol Sci. 2019 Jul 26;20(15):3666.

 

Schoenewolf NL, Hafner J, Dummer R, Bogdan Allemann I. Laser treatment of solar lentigines on dorsum of hands: QS Ruby laser versus ablative CO2 fractional laser – a randomized controlled trial. Eur J Dermatol. 2015 Apr;25(2):122-6.